Sidrería La Fueya de Tomás – Gijón [2]

fartucate.net

fartucate.netTomás Borge es un veterano profesional de la hostelería gijonesa. Durante mucho tiempo fue maître de la famosa y recordada sidrería Casa Justo. Cuando esta cerró Tomás se planteó establecerse por su cuenta y encontró un local, Sidrería La Fueya, en pleno barrio de La Arena de Gijón. Un barrio difícil, hay una calle, Aguado, con muchísimo movimiento, muchos locales de distinta índole, pero las calles adyacentes están bastante paradas, con muchísimos locales cerrados o en traspaso. Tampoco es un barrio demasiado sidrero, aunque hay varios locales, alguno abierto no hace demasiado tiempo. Pues Tomás se decidió a emprender y lo primero que hizo fue respetar el nombre que ya tenía el local, dándose cuenta que mucha gente lo conocía ya y que era una pena perder esa opción. La añadió “de Tomás“, para establecer diferencias y aprovechar su buen nombre en el ambiente sidrero de Gijón.fartucate.net

Se llevó con él gente que trabajaba en casa Justo y fichó a otra serie de trabajadores que le dan al local un gran valor añadido.

Cuando entras en La Fueya de Tomás, adviertes varias cosas, la primera, que no huele a cocina ni a sidra rancia. Tampoco hay nada por el suelo, todo está inmaculado. La decoración es poco habitual en una sidrería. Grandes fotografías de Gijón, mesas cubiertas siempre por un buen mantel y con sobremantel de distinto color. Eso transmite sensación de limpieza y da un toque muy acogedor.

La segunda cosa que notas al entrar es el gran ambiente de trabajo que hay. Siempre te reciben con una sonrisa, a mucha gente la llaman ya por su nombre, el servicio es rápido e impecable.

fartucate.netTodo esto le hizo ganar el galardón a La mejor sidrería de Gijón de Sidras 2016. Con pocos meses que llevaba abierta es increíble que pudiese sobresalir sobre las múltiples candidatas, con muchos años de tradición, hasta lograr ser distinguida con un gran premio, para nuestro entender, y muy merecido.

fartucate.netOcho personas fuimos a comer el domingo víspera del uno de Mayo. Imprescindible reservar porque los fines de semana está lleno, sin excepción. Nos atendió Tomás, como siempre sonriente y todo en positivo, nunca hay problemas con él. Tuvo además el detalle de ponernos un buen plato de jamón como aperitivo nada más sentarnos en la mesa. Todo lo que pedimos era para compartir.

Calamares en tinta.fartucate.net

Buenísimos, textura tersa, como debe ser, y una salsa que nos recordó a la de los magníficos calamares de la Sidrería Bobes. Un sabor diferente.

Fritos de pixín.fartucate.net

Perfecto punto, se notaba la calidad y la frescura del pez. Rebozado adecuado. Quizás un poco sosos, pero entendemos que eso es un tema muy subjetivo. Muy bien.

Callos.fartucate.net

Pequeños, muy sabrosos, los pone con poco picante pero nos ofrece una salsa que con solo unas gotas se puede llegar al punto que uno desee. Estaban muy buenos y se acompañaban con unas patatas recién fritas, riquísimas, eso es algo que siempre agradecemos, mejora el plato y además nos encantan.

Manitas de cerdo con patatas.fartucate.net

Deliciosas. Salsa bien ligada y con densidad perfecta. Sabor suave y tolerable a todos los gustos. Las patatas también muy ricas y en su punto.

Para terminar pedimos los dos platos de cuchara que tenía de Menú del Día:

Fabada.fartucate.net

Estaba muy rica, con un matiz importante. Les fabes quizás no eran las mejores, la piel estaba un poco, muy poco, dura, pero el conjunto de la fabada era buenísimo, lo que habla mucho en favor del compango, ligado del plato y del punto de cocción, así que felicitamos a la cocinera, Covadonga, que salió a saludarnos por indicación de Tomás.

Guiso marinero. fartucate.net

Después de todo lo que habíamos probado, riquísimo, llegó el guiso. No es fácil describirlo. Es un plato modesto, hecho con ingredientes sencillos y baratos, pero nos hizo mirarnos unos a otros con la misma expresión, mezcla de incredulidad y placer. Algo exquisito, un plato para recordar y que se debe ir a La Fueya de Tomás solo para comerlo. No sabemos si lo tiene todos los domingos, pero es algo irrepetible, genial.

Ya habíamos comido mucho, pero en una mesa cercana vimos un Soufflé de fresa con muy buena pinta y le pedimos dos raciones para compartir.fartucate.net

Estaba buenísimo, pedimos otra ración porque no tocábamos a nada.

Para beber pedimos sidra Trabanco Selección. Es una garantía siempre. Por supuesto bien echada y en los momentos adecuados, muchos.

Tomás tiene una política con la sidra poco habitual. Mantiene siempre Trabanco Selección, pero rota el resto de las sidras. Ahí hemos bebido Zapatero, Contrueces, sidras que nos encantan, pero cuando llegas no sabes qué palo toca esos días. Siempre te queda ir a lo seguro.fartucate.net

Hemos ido a La Fueya de Tomás varias veces. Hemos comido oricios, pescados al horno, calamares frescos, pulpo con patatines…y no hemos encontrado fallo nunca. Por eso FARTÚCATE aconseja a sus seguidores esta sidrería, nos hace sentir como en casa y lo mismo les ocurre a todos los asiduos. Ver moverse a Tomás, Javi o Domi es un espectáculo.

Enhorabuena Tomás, has conseguido en poquísimo tiempo estar entre nuestras sidrerías preferidas.

J.M.

Acceso directo a crónica de Sidrería La Fueya de Tomás de enero 2017 ➡