Restaurante La Salgar – Gijón

fartucate.net

fartucate.netRestaurante La Salgar, otro de los restaurantes con cocina de Nacho Manzano, en esta ocasión a cargo de su hermana Esther, y que cuenta con una merecida estrella Michelín.

Situado frente al estadio de El Molinón, a la otra orilla del río Piles, cuenta con un amplio y confortable salón comedor con unas bonitas vistas al “Pueblo de Asturias” que hay al lado del recinto ferial.

Escogimos este restaurante para una comida de los fundadores de nuestra Sociedad Gastronómica. 16 comensales y menú tradicional con los fartucate.netplatos más representativos de este restaurante encargado previamente con precio cerrado (50€), que resultó una verdadera delicia.

Aperitivo fuera de carta para empezar, consistente en un mejillón al vapor con escabeche de cítricos y bizcocho al curry. Muy rico aunque hubo a quién le pareció algo excesivo el sabor de cítricos. En lo que si hubo unanimidad fue fartucate.neten la increíble y maravillosa textura del trocito de bizcocho al curry que estaba sublime.

Ya metidos en el menú, comenzamos con un revuelto de la casa sobre torto de maíz, presentado en un curioso plato muy ligero que imitaba un trozo de tronco. Perfecto de punto y muy sabroso el revuelto y sensacional en todos los aspectos el torto.

Las croquetas, al igual que las que comimos días atrás en Oviedo en Casa de comidas Gloria, son para fartucate.netfartucate.net“hacerles la ola”. Su fama es más que merecida. La bechamel es perfecta y su sabor y la sensación en boca es alucinante.

Seguimos con algo más contundente. Fabada asturiana y arroz con pitu caleya. Les fabes de calidad superior, buen compango y en su punto, pero eso sí, más suaves que las que se pueden comer en un restaurante o sidrería normal. El arrozfartucate.netfartucate.net con pitu de caleya delicioso y muy generosos los trozos de pitu que estaban exquisitos.

Dos postres para finalizar. Mini galleta de naranja con helado de mango, postre del que es difícil decir qué ingrediente estaba mejor. La galleta deliciosa y el helado de mango “lo siguiente”. El segundo postre, arroz con leche a la manera tradicional, también de diez y fartucate.netfartucate.netganándose el nombre con el que lo describen en la carta.

De bodega un fantástico vino tinto, Viña Alberdi crianza 2008, un vino que por fecha podría estar al límite de su consumo idóneo, sobre todo para el gusto de los modernos sumiller que suelen ser reacios a dejarlos envejecer tanto en botella. Es verdad que el riesgo de que esté “malo” es grande, pero lo que consumimos estaba bien conservado (no falló botella alguna y tomamos unas cuantas), con su típico color granate claro e intenso y con un ligerofartucate.net sabor limpio a madera que nos gusta. Habría estado bien que nos lo hubiesen decantado para que oxigenara mejor y más rápido, pero vimos al personal un poco apurado así que optamos por no decir nada y dejarlo oxigenar en la copa. También probamos un albariño, Viña Ventureira 2012, muy bueno.

Cafés acompañados de unas riquísimas rosquillas de praliné y tronquitos de mantequilla y almendras, y copas de “alto rango” invitación de la casa.

fartucate.netEn resumen, una excelente comida que no defraudó las expectativas que teníamos puestas en ella. La cocina de Nacho Manzano raya la perfección, y aunque en esta ocasión optamos por probar sus platos más tradicionales, son muchas las opciones que ofrece en todos sus restaurantes este ejemplar Asturiano que tanto está haciendo por nuestra querida tierra, que debería tener ya un claro reconocimiento a nivel institucional, por la importantísima difusión internacional que está haciendo de la gastronomía asturiana y de Asturias en general.

M.M.