La Rioja


Restaurante Casa Toni – San Vicente de la Sonsierra (La Rioja)

fartucate.netSan Vicente de la Sonsierra, población donde se encuentra el restaurante Casa Toni, es un precioso pueblo riojano situado a la margen izquierda del río Ebro y bajo el abrigo de la Sierra de Cantabria. Es muy conocido por la ubicación en su municipio de muchas bodegas, algunas de ellas muy famosas como Sierra Cantabria, Sonsierra o Carlos Moro.

fartucate.netFundada en 1960, Casa Toni fue en sus orígenes tienda y después bar con restaurante, en el que los 6 hijos de Remedios Monge y Antonio Sáez, fundadores de esta casa, fueron pasando por el negocio totalmente familiar en los años en que su cocina era totalmente tradicional.

fartucate.net

Jesús y Mariola

Poco a poco uno de los hijos, Jesús, fue cogiendo el testigo de Remedios en la cocina, modernizándola y haciéndola más creativa, sin por ello olvidarse de la cocina tradicional. Mariola, otro de los hijos, se hizo cargo de la dirección del comedor y a mediados de 2005 comenzaron la andadura por separado de los demás hermanos y decidieron en 2007 dar un cambio sustancial a las instalaciones. Tras unos años difíciles, pues como nos comentaba Mariola coincidió su reforma con el inicio de la crisis, lograron convertir Casa Toni en el magnífico restaurante que es hoy, donde pudimos disfrutar de una maravillosa cena 9 personas que finalizábamos un intenso fin de semana en tierras riojanas.fartucate.net

Lo primero que nos encontramos al entrar en este local es una espectacular bodega acristalada, con gran cantidad de vinos de todo tipo, seguida de una amplia barra frente a la cual tienen dispuesta alguna mesa alta hecha con cajas de vino de forma muy elegante, antesala de un gran comedor con decoración moderna y presencia de elementos y pinturas relacionadas con el vino, espacios variados y muy acogedor. fartucate.net 

Nos situamos en una mesa redonda muy original, como podéis ver en la imagen que acompaña este texto, y fuimos recibidos por Mariola, una mujer encantadora que como antes comentamos regenta junto a su hermano Jesús el restaurante, ejerciendo ella de jefe de sala y él de chef.

Tras escuchar las recomendaciones de Mariola, todas muy acertadas, comenzamos la cena con los aperitivos invitación de la casa.fartucate.netfartucate.net 

Crujiente de queso de cabra y helado de remolacha. El crujiente de queso muy rico, hecho al estilo Casa Gerardo, salvando las distancias pues el de Prendes es con quesos asturianos y el crujiente inigualable. El helado excelente, con una presentación curiosa imitando un lápiz de labios que sirvió para iniciar la cena con alguna broma que propiciaba tal presentación.fartucate.net

Ensalada mixta, muy fresca, de calidad y bien presentada.fartucate.net

Espárragos en vinagreta. Solo correctos. Esperábamos más, sobre todo teniendo en cuenta en la zona en que nos encontrábamos.

Pimientos del piquillo al ajillo de la Huerta de Tormantos. Pimientos de altísima calidad, de elaboración artesanal y tradicional, asados con leña y pelados a mano. Sabor fantástico con un toque picante muy agradable.fartucate.net

fartucate.netCroquetas de la casa. Lo más flojo de la cena. La bechamel fluida, con muy buen punto pero poco sabrosa. El rebozado no aportaba sabor y su textura era gomosa y sin interactuar con la bechamel. No están a la altura del resto de la comida.

fartucate.netSardinas marinadas rellenas de huevas de arenque con ajo blanco y helado de aceite de oliva. Fantástica creación, con sabores y texturas genialmente equilibradas. Nos sorprendió gratamente el toque de sabor y temperatura que da el helado de aceite de oliva y sobre todo lo agradable que hace la entrada en boca de todo el conjunto. Un gran plato.

fartucate.netCarpaccio de solomillo de vaca al orégano con vinagre de Módena y aceite de oliva virgen. Pedimos este plato con miedo, ya que no es fácil de hacer y la presencia en el título del mismo del vinagre de Módena nos hacía dudar. Sin embargo fue probablemente lo mejor de la cena. La carne espectacular, sabrosa y cortada con maestría. La aportación de orégano, vinagre y aceite, justa y equilibrada, dejando el protagonismo a la carne que estaba exquisita. Igualmente muy bueno el queso parmesano, presentado de forma que cada comensal podía añadir la cantidad que le pareciese más adecuada. Otro grandísimo plato.

fartucate.netPatorrillo a la riojana. Plato muy sabroso compuesto de manitas y callos de cordero en una salsa deliciosa, de las de “poner barquitos” sin parar. Texturas muy parecidas a las manitas y callos de cerdo aunque son diferentes. En nuestra mesa había varios amantes de este tipo de platos y quedaron encantados.

fartucate.netCordero asado a baja temperatura (24 horas a 63ºC) con salsa de miel. El cordero muy bueno, sabroso y tierno, pero la presencia de la salsa de miel generó división de opiniones, ya que aunque estaba suavizada y bastante bien equilibrada, es una combinación que no a todos gusta.

Tres postres para finalizar.

fartucate.netQueso de cabra de la Sierra de Cameros con membrillo casero. Queso suave y tierno y membrillo muy rico.

Torrija caramelizada con helado de leche merengada. Una auténtica delicia. Textura y jugosidad perfecta y sabor maravilloso en la torrija. El helado cremoso y con buen sabor que combinaba a la perfección con la torrija.

Carpaccio de higos con vinagre de Módena. Extraño postre que a unos gustó mucho y a otros nada. El carpaccio de higos estaba muy bueno pero la mezcla con el vinagre de Módena resulta complicada para algunos paladares.

De bodega dos excelentes vinos de la tierra.fartucate.net

Un tinto crianza Tobelos 2012, vino tinto monovarietal elaborado con uva tempranillo con 13 meses en barricas de roble francés y americano, con un sabor fresco, agradable y sobre todo muy equilibrado.

fartucate.netUn blanco de Ramírez de la Piscina, vino joven 85% Viura y 15% Malvasía, afrutado y muy fresco y agradable en boca, que nos sorprendió por su equilibrio entre acidez y alcohol que no es tan habitual en los riojas blancos jóvenes. Nos pareció un vino muy interesante para acompañar pescados y mariscos.

En resumen una excelente cena, atendidos por personal profesional y muy amable, en un ambiente muy agradable.

Al final quedamos solos en el restaurante bastante tiempo, el resto de ocupantes del comedor marcharon mucho antes que nosotros, y en ningún momento nos metieron prisa e incluso al salir estuvimos un buen rato hablando con Mariola sobre la historia de su restaurante y las posibilidades turísticas de la zona.

Precio contenido teniendo en cuenta calidad y cantidad, pues tocamos a 40€ incluyendo cinco botellas de vino, cafés y copas.

M.M.