Islas Baleares

Islas Baleares


Restaurante Pins 46 – Ciudadela (Menorca)

fartucate.netRestaurante Pins 46, así llamado por estar en el número 46 de la plaza des Pins, en pleno centro de Ciudadela, a escasos metros del Puerto deportivo de esta bellísima localidad. Ubicado en un edificio histórico, cuenta con varios comedores interiores y patio pins 46central, todo decorado con buen gusto y moderna sencillez. También dispone de amplia terraza con mesas pegadas a la fachada y en la plaza.

Pertenece al grupo Café Balear, nombre de su primer local y el más conocido, situado en el puerto y que no pudimos visitar, ya que el día que lo intentamos, domingo 26 de julio, estaba cerrado por descanso (se ve que están sobrados). También tienen una pizzería llamada Roma, que tampoco nos dio tiempo a conocer.

Disponen de barca propia, la “Rosa Santa Primera” que faena en aguas menorquinas y que les permite ofrecer calidad y frescor en sus pescados, lo que hace menos perdonable el “desliz” que más adelante comentamos, sobre un lenguado no demasiado fresco.

Cena para dos en el comedor interior, en una coqueta mesa al lado de un balcón que daba a la plaza y con una temperatura de ambiente muy buena, mucho mejor que la de la calle que era bochornosa. El único inconveniente fue que estábamos demasiado cerca de la mesa de al lado, por lo que nuestra conversación y la de nuestros vecinos se oía como si de una sola mesa se tratara.fartucate.net

A pesar de que había un lleno total, nos atendieron y sirvieron la cena con rapidez y con trato cordial y amable.

fartucate.netTras escoger el vino, un albariño Terras Gauda, que como es habitual en Menorca no estaba suficientemente frio, iniciamos la cena que os pasamos a describir:

Gambas a la plancha de matrícula de honor para empezar. Muy frescas, perfectas de punto y con un sabor increíble.

Sepia a la plancha, también muy fresca y muy rica.fartucate.net

Tanto de las gambas como de la sepia y otros entrantes, sirven medias raciones, algo que viene muy bien en casos como el nuestro, que solo éramos dos y que de esta forma pudimos probar dos entrantes.

Siguiendo las indicaciones de la carta y concretamente las de su web que dice textualmente: “Nuestro pescado, al ser fresco, no siempre disponemos de toda la variedad detallada en la carta de nuestros restaurantes. Por eso, os recomendamos que nos consulten antes de decidirse y nosotros os aconsejaremos sobre el pescado fresco del día.”fartucate.net

Así lo hicimos, pedimos consejo y nos recomendaron rape y lenguando, supuestamente los pescados frescos del día.

El rape aceptable. No destacaba por exceso de frescura pero estaba bueno y bien preparado.

fartucate.netEl lenguado al límite. Apto para el consumo pero de fresco nada. Nos debieron ver cara de “panchos” y nos colocaron un lenguado “añejo”. Curiosamente no nos preguntaron nada cuando recogieron los platos, porquefartucate.net sabían de sobra lo que nos habían dado.

De postre un helado de vainilla con carquinyols que estaba exquisito.

Una pena lo del lenguado, porque por lo demás nos pareció un buen restaurante para comidas sin demasiadas complicaciones, con buenas instalaciones aunque en algunos casos las mesas estén demasiado juntas.

M.M.


Restaurante Es Plá – Fornells (Menorca)

fartucate.netfartucate.netEn el mejor sitio de Fornells, con un amplio y confortable comedor interior y una enorme terraza sobre el agua de la espectacular bahía que da nombre a este pueblo menorquín, encontramos el restaurante Es Plá, que además de ofrecer tan magnífica instalación, hace una de las mejores paellas de marisco de la isla.

Mesa para dos en la terraza, al borde del agua en la que tras finalizar la comida nos dimos un refrescante chapuzón. Ubicación por tanto inmejorable, como lo fue también la atención del camarero andaluz que nosfartucate.net recibió, Francisco, un auténtico crack, excelente profesional, encantador y en todo momento preocupado por nuestro bienestar.

Teníamos la intención de probar algún entrante, por lo que pedimos unas albóndigas de sepia, plato del que teníamos buenas referencias. Afortunadamente se habían acabado, fartucate.netpor lo que siguiendo la acertada recomendación de Francisco, que nos advirtió del tamaño de la paella, renunciamos a los entrantes para ir directamente a la paella de mariscos que en 25 minutos ya nos estaban sirviendo.

Cinco, sí, cinco amplios platos comimos entre los dos, de una de las mejores paellas que hemos probado nunca. Arroz en su punto, con todos los sabores perfectamentefartucate.net integrados en él. Marisco y pescado de calidad y con presencia generosa de todo y muy especialmente de langosta. Simplemente genial.

Imposible comer más, así que siguiendo de nuevo los acertados consejos de Francisco, una bebida típica como fartucate.netdigestivo, la famosa Pomada menorquina y el posterior baño para librarnos del calor reinante.

Con tres cañas y un café (a las pomadas nos invitaron) pagamos en total 75€. Buen precio, teniendo en cuenta la cantidad y calidad de lo que comimos, el sitio y el impecable servicio.

El entorno, la inmensa bahía de Fornells, una auténtica maravilla que merece la pena visitar.

M.M.


Restaurante Cas Cónsol – Ciudadela (Menorca)

fartucate.netCon una situación privilegiada en la Plaza es Born, el restaurante Cas Consol cuenta con unas vistas espectaculares sobre todo el puerto de Ciudadela, que tuvimos la suerte de disfrutar desde la posiblemente mejor mesa del fartucate.netrestaurante, como es la que ocupamos en la terraza que se puede ver en la imagen que acompaña este texto.

El edificio, que fue la casa del cónsul francés hasta los años 60, es del siglo XIX, con Muros de piedra y mobiliario de diseño, que además de la terraza en la que cenamos, tiene otras dos en las plantas superiores y varios comedores interiores también muy acogedores.fartucate.net

Reservamos con tres días de antelación para asegurarnos el buen sitio que ya comentamos. Nos habían dado mesa para el segundo turno – once de la noche – y nos pasaron a la mesa con puntualidad prusiana, cosa que nos sorprendió mucho, pues al tratarse de un sábado, segundo turno y restaurante totalmente lleno, íbamos mentalizados para sufrir una larga espera a pesar de la reserva. No fue así y prácticamente diez minutos después de las once ya estábamos sentados estudiando la carta y disfrutando de las vistas sobre el puerto.

fartucate.netNos atendió Elena, una camarera bilbaína encantadora y muy eficaz, en todo momento pendiente de que todo fuese perfecto y que nos sirvió la cena que os pasamos a relatar:

Gambas rojas al ajillo. Muy frescas, sabrosísimas y en su punto.

Ensalada menorquina con tomate, queso curado y fartucate.netalcaparras de la isla. Lo más flojo de la cena. El queso y las alcaparras muy bien pero el verde y el tomate muy mejorable.

fartucate.netMagret de pato con salsa de frutos rojos, módena y chutney de calabaza. La carne muy buena, bien de textura y punto, pero el conjunto del plato le faltó equilibrio, con demasiado protagonismo para el sabor dulce de la calabaza.fartucate.net

Calamar relleno a la menorquina, boniato, espárragos y crema de avellana. Interesante plato, lleno de contrastes con sabores muy extremos. El calamar muy bueno y en su punto y ricos los espárragos verdes. La crema de avellana sublime, aunque quizás en demasiada cantidad. Lo que menos encajaba, a nuestro gusto, era el boniato, demasiada dulzura junta en el fartucate.netmismo plato, que pudimos evitar ya que no venía mezclado.

De bodega y debido al calor reinante, preferimos acompañar la cena con un vino blanco frío, en este caso un buen albariño, Terras Gauda, que completó una muy agradable cena.

cas consolNo podemos dar una opinón muy detallada con una sola visita, pero nos parece un sitio muy interesante, con una cocina talentosa que necesitaríamos conocer más para valorarla con objetividad. Lo que si afirmamos con rotundidad, es que solo por la situación de la mesa en la que cenamos, ya merece la pena la visita.

M.M.


Restaurante Miramar – Cala Blanca (Menorca)

fartucate.netSituado en una de las laderas de Cala Blanca, pequeña y maravillosa cala de la costa oeste de Menorca, a escasos 15 minutos en coche de Ciudadela.

El restaurante es como una inmensa terraza-balcón sobre el mar, tal y como podéis ver en la imágen superior, y comer o cenar en una de las mesas pegadas al muro, es una auténtica gozada.

Reservamos mesa y a sugerencia del maître y dado que fartucate.netteníamos buenas referencias de este restaurante, encargamos caldereta de langosta para dos, pues era ya obligado probar uno de los platos más famosos de la isla.

Atendidos por personal muy amable en todo momento, comenzamos la cena con unas gambas autóctonas excelentes. Muy frescas, jugosas y en su punto – ni crudas ni pasadas – y con un sabor fuerte y maravilloso.

A continuación la caldereta, que hizo honor a su buena fama. Primero un trozo de la cabeza de la langosta con un fartucate.netcaldo delicioso, con sabor potente y auténtico, acompañado de trozos de pan que al comerlos empapados del caldo, nos trasladaba a la séptima galaxia por el sabor y sensación en boca tan agradable que se siente.

Seguimos con otro plato de caldo y ya con trozos del cuerpo de la langosta, que estaba fartucate.netincreíblemente buena, perfecta de cocción y textura y en cantidad muy abundante.

Podíamos haber tomado algo más de caldo pero el buche no dio para más.

fartucate.netUn sorbete de limón y cava muy rico, para finalizar una cena que recordaremos mucho tiempo.

De la bodega, que es un poco escasa, fartucate.netescogimos un verdejo de Marqués de Cáceres. Excelente vino que ha alcanzado un sorprendente nivel en muy poco tiempo. Una pena que no lo tuvieran suficientemente frio, en lo que parece ser un mal endémico de la isla, pues nos ha pasado en todos los restaurantes que hemos visitado hasta ahora. El remedio de la cubitera sirve para mantener y poco más, y es poco comprensible que ocurra esto sobre todo cuando la carta de vino es tan corta.

Raciones abundantes y precio adecuado e incluso contenido, 175€, incluidas 2 botellas de vino, cafés y un chupito de pacharán, que por cierto nos sirvieron ya echado en la copa, error que deben corregir.

M.M.


Restaurante Mon – Ciudadela (Menorca)

fartucate.netEl Restaurante Mon fue abierto inicialmente en el hotel Casa Faustino de Ciudadela, para trasladarse el pasado mes de abril a un nuevo emplazamiento en una casa tradicional situada en fartucate.netel número 4 del Passeig Sant Nicolau, a escasos metros del puerto deportivo de Ciudadela.

Está dirigido por un experto cocinero, Felip Llufriú, que regresó a su ciudad natal tras un largo recorrido por la Península, destacando su trabajo durante una década en el restaurante Moo de los hermanos Roca de Barcelona, donde tuvo una estrella Michelin.

Conocedores de estos antecedentes y de la apuesta total por el producto menorquín de este local, acudimos con la intención de seguir indagando en la cocina y los productos de la tierra, y no nos decepcionaron.

Ya de entrada nos sorprendió agradablemente el local, con una decoración minimalista sobre paredes fartucate.nettotalmente blancas que impresionan al entrar. Cuadros sabiamente repartidos solo en uno de los laterales, utilizando hasta los enchufes y cables de la iluminación para decorar “sin querer” el lado opuesto.

Una entrada amplia como recepción, da paso a un comedor también amplio y bien distribuido, que conecta con otro comedor en el patio central que es una auténtica maravilla.

Éramos dos y nos situaron en una mesa del primer comedor, perfectamente aclimatado con aire acondicionado de los que mantienen el ambiente fresco sin molestar, cosa que agradecimos porque el calor y la humedad que había en el exterior era casi insufrible.

Nos recibió un miembro del personal, muy amable y al que no sabemos cualificar, porque todos nos parecieron merecedores del cargo de maître por su alto nivel de profesionalidad. Nos obsequió con una copa de cava fartucate.netexcelente y unas originales barritas de kikos, que resultaron un bocado simpático y agradable pues sabían a kikos de verdad.

Mientras estudiábamos la carta nos sirvieron otro aperitivo sorprendente y con una original presentación: Emulsión de huevo con sobrasada. Cuchara a fondo para capturar bien la mezcla, que en boca era explosiva y a la vez sublime. Una auténtica genialidad.

fartucate.netfartucate.netMás exquisiteces, en este caso atendidos por Manuel, que nos sirvió dos tarrinas de aceite de oliva virgen menorquín de dos marcas diferentes, de una calidad extraordinaria, con una fluidez sorprendente y un sabor tremendo.

Seguimos con una de las especialidades más sonantes de la casa. Hígado de rape escabechado con finas láminasfartucate.net de champiñón e hinojo marino. Plato difícil y no apto para paladares o estómagos con prejuicios o demasiado clásicos, pero que a nosotros nos encantó. Textura gloriosa y sabor alucinante.

Mejillones con salsa de azafrán. Buen producto, sorprendente combinación – sobre todo para un asturiano – y muy agradable sensación en boca. Aquí fartucate.netempezamos a entender la fama de Felip Llufriú de lograr sabores muy definidos, tanto en platos muy sencillos como este, como en otros que necesitan de una técnica mucho más depurada.

Pescadito frito con limón y albaca. En crujiente, buen sabor y siendo perfecto para compensar la sofisticada elaboración y agresivo sabor de los otros dos entrantes.fartucate.net

Llegaba el turno del pescado, pero no podían ofrecernos una de las especialidades de la casa, pescado de roca escabechado sobre coca con berenjena escalibada, porque no había entrado nada en los días anteriores. La alternativa, sin embargo, fue igualmente muy buena:

Móllera, pez que nos dijeron es parecido a la merluza. fartucate.netEstaba muy bueno, perfectamente preparado con la piel “turradita”, el interior muy jugoso, gran sabor, acompañado de una vinagreta de ajos y tomillo a la que le sobraba algo de especia. Sin embargo, en lo del parecido a la merluza no estamos muy de acuerdo. Su textura se asemeja más a una mezcla entre el bacalao y el mero, aunque lo importante es que estaba muy rico.

fartucate.netRape con puré de patatas al mortero y azafrán. Se sirve regándolo en mesa con un caldo demasiado sabroso, que no liga demasiado bien con el rape. Es un plato diseñado originalmente para hacer con cabracho, pez sin duda más adecuado que el rape para este tipo de elaboración, sin que esto quiera decir que no haya resultado un plato más que digno.

Mucha comida ya, pero había que probar algún postre. Solo pedimos uno que tuvieron la delicadeza de servirnos fartucate.netrepartido en dos. Un helado de ensaimada que estaba delicioso.

Para completar una sensacional cena y a sugerencia de Manuel, unos licores de dos tipos muy diferentes. Uno de Cacao muy suave y de poca graduación, y otro de pera de graduación más potente que nos recordó a los snaps alemanes. Rico el primero y estratosférico en segundo.

fartucate.netLa bodega en general un poco escasa, por lo que optamos por acompañar la cena con un Iamontanum blanco, vino Menorquín que probamos el día anterior en el S’AMARADOR. Una pena que no lo tuvieran suficientemente frio, ya que aunque intentaron rápidamente enfriarlo con la correspondiente cubitera de hielo, no pudimos disfrutarlo en la temperatura adecuada para este tipo de vino.

Nota alta en general para este restaurante, con una muy buena relación calidad-precio. 102 euros fue el importe total de nuestra cena, muy por debajo del auténtico valor de la misma, ya que algunos extras y detalles que tuvieron con nosotros, no nos los cobraron.

Cita obligada en Ciudadela.

M.M.


S’AMARADOR – Ciudadela (Menorca)

fartucate.netPrimera visita a Menorca, primera cena y primera experiencia gastronómica positiva en el Restaurante S’amarador, situado en una privilegiada zona del espectacular puerto de Ciudadela.

Cuenta con una enorme terraza bordeando todo el local, una zona interior en la primera planta que no conocimos y otro comedor al aire libre en el patio central.samarador

No reservan mesa (te apuntan cuando llegas) pero puedes esperar cómodamente ubicado en una zona con aire acondicionado, tomando una caña o un vino, que en nuestro caso apenas nos dio tiempo a tomar, pues la espera fue muy corta.

Éramos dos y nos situaron en el patio central, un día de muchísimo calor y humedad rondando el 100%, pero no se estaba mal, gracias, sobre todo, a unas tuberías que rodeaban el patio expulsando vapor de agua casi de continuo. fartucate.net

De no ser por el exceso de calor el comedor es muy acogedor, aunque por ponerle una pega, las sillas son algo bajas.

Nada mas sentarnos ya nos atendió un camarero muy amable y profesional llamado Miguel (al menos eso ponía en la factura), al que tras echar un vistazo a la carta le pedimos consejo.fartucate.net

Primero el vino. Queríamos probar un vino de la tierra y nos cambió con acierto el que habíamos escogido, por un blanco 100% viognier que se llama Iamontanum y es también de Menorca, que resultó un vino muy interesante. Se trata de un blanco muy seco con muchos matices pero que maridó a la perfección con lo que cenamos y que os pasamos a fartucate.netrelatar:

Croquetas de cabracho y gambas. Pequeñas, ricas de sabor pero con bechamel discreta y algo seca. Sirven como entrante sin pretensiones y para abrir boca.

fartucate.netfartucate.netTimbal de boquerones, guacamole y confitura de tomate. Plato genial, muy bien presentado, con todos sus ingredientes frescos y de calidad. Sus tres componentes principales ligan a la perfección, destacando el sabor de la confitura de tomate que estaba sensacional. Sobre la marcha, confeccionamos una especie de pincho juntando todo tal y como se ve en la foto y el resultado, tanto de fartucate.netsabor como de sensación en boca, fue genial.

Como plato principal queríamos pescado del día a la plancha y nos recomendaron Cabracho y lo que ellos llaman Gallo Sampedro. El cabracho, rico, pero se pasaron haciéndolo. No es que nos guste crudo, pero este quedó demasiado seco por exceso de plancha y posiblemente por haber sido cocinado a fuego lento. El Gallo San fartucate.netPedro, que pensamos sería como un San Martín, estaba muy bueno y en este caso algo mejor planchado, pero nos atreveríamos casi a asegurar que era un rodaballo.fartucate.net

De postre quesos autóctonos con un poco de membrillo y un pan tostado con mermelada, en lo que fue un buen final para una cena estupenda con un coste total de 105 €, incluidos dos cafés y un chupito, precio ajustado a lo que comimos y bebimos.

Muy bien el personal y sitio sin duda recomendable.

M.M.


Restaurante Sa Caleta (Ibiza)

Sa Caleta - Ibizafartucate.netRincón extraordinario en lo natural y paisajístico pero mejor aún en la comida y el trato.

Comimos uno de los platos más típicos de la isla: Bullit de Peix, guiso de pescados mediterráneos (mero, cabracho, San Pedro, cazón, etc) con patatas, azafrán, Mus de Ali oli suave y el toque de la cocinera, que además es la dueña. Una verdadera delicia con unas patatas plenas de sabor a pescado pero sin deshacer.

De segundo un arroz con el mismo caldo del pescado que esta sublime y todo acompañado de una riquísima sangría veraniega.

De postre un puding de graixonera (ensaimada), especialidad igualmente de la isla que también es una exquisitez.

Para finalizar otra especialidad de la casa: café Sa Caleta con corteza de naranja, canela y licor, previamente al café quemado, un espectáculo.

Si además del chupito le añades un servicio esmerado y próximo, el resultado no puede ser mejor.

Lugar obligatorio al paso por Ibiza. Sin pausa desde las 12.00 h hasta las 23.00 en verano. Abre todo el año.

A.Z.